top of page
Buscar
  • Foto del escritorenvapro

Desperdicio alimentario: el Gobierno retoma la ley para su entrada en vigor en 2025

El Consejo de Ministros ha aprobado esta semana el tan esperado proyecto de ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario en España, una norma que pretende reducir las pérdidas de alimentos por parte de los consumidores y todos los agentes de la cadena alimentaria. Esta norma, que quedó en stand-by el pasado año por el adelanto de elecciones y disolución de las Cortes, está sujeta a un nuevo proceso parlamentario que se inicia con el proyecto de ley. No obstante, el Gobierno espera su entrada en vigor en 2025.




Se trata de la primera vez que España establece un marco legal destinado a prevenir el desaprovechamiento de comida, enfocándose principalmente en la prevención y la concienciación. El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha subrayado la importancia de evitar el despilfarro de alimentos como un "imperativo categórico" que involucra a toda la sociedad. La nueva ley establece para las empresas de la cadena alimentaria la obligación de contar con un plan de prevención, identificando áreas de pérdida y tomando medidas para minimizarlas.



Un aspecto esencial de la ley es la jerarquía de prioridades cuando ocurre el desperdicio alimentario. La prioridad máxima será siempre el consumo humano, a través de la donación o redistribución de alimentos. En caso de que esto no sea posible, se buscarán otros usos como la producción de mermeladas, piensos o compost, en un esfuerzo por maximizar la eficiencia y minimizar el impacto ambiental. Asimismo, establece medidas de buenas prácticas, como el estímulo del consumo de productos considerados poco estéticos, alimentos de temporada y productos ecológicos.



El proyecto de ley concuerda con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, que busca reducir a la mitad el desperdicio de alimentos por habitante para el año 2030.


Desperdicio Alimentario en España

Durante el año 2022, cada hogar español desperdició en promedio 65,5 kilos o litros de alimentos y bebidas. Aunque los datos muestran una reducción del 6,1% en comparación con el año anterior, el Gobierno reconoce la necesidad de mantener esfuerzos de sensibilización para lograr un aprovechamiento de alimentos más eficiente.



En relación con los restos de comida en los restaurantes y los envases utilizados para ello, la futura ley obligará a las empresas de hostelería a ofrecer a los clientes, sin coste adicional, los alimentos que no hayan consumido, salvo en los casos de restaurantes tipo bufé libre o similares. Para ello, estos negocios deberán disponer de “envases reutilizables o fácilmente reciclables”, estando obligados a “cobrar por los envases de plástico de un solo uso”, tal y como establece la Ley de residuos 7/2022, detalla el Ministerio de Agricultura.



Ante este contexto y la creciente preocupación por el cuidado del medio ambiente, la distribuidora de envases Envapro propone a los restaurantes el uso de envases compostables y biodegradables para ofrecer a sus clientes la comida sobrante de la manera más sostenible. Estos recipientes, fabricados a partir de materiales naturales como la caña de azúcar, el cartón o el PLA, los llamados “plastic free”, permiten contener todo tipo de alimentos para aprovechar los restos de manera eficiente con la ventaja de descomponerse en compuestos orgánicos (compost) o sustancias más simples sin dejar residuos tóxicos en el entorno.



Los envases compostables y biodegradables que propone Envapro, tales como portamenús de caña de azúcar, tarrinas de cartón o vasos de PLA para bebidas frías, se pueden depositar en un compostador o en el contenedor orgánico contribuyendo en la reducción del impacto ambiental. “Apostamos por envases de perfil sostenible en sintonía con un consumo cada vez más responsable y orientados hacia una economía circular”, defiende el director general de Envapro, Antonio Otero. La compañía ofrece soluciones ecológicas para cubrir el servicio de comidas y bebidas para llevar en restaurantes y cafeterías incluyendo vasos de cartón, bolsas de papel, cubiertos de madera o maíz y platos de bagazo, entre otros ejemplos.

bottom of page