top of page
Buscar
  • Foto del escritorenvapro

Envases ecológicos: La elección responsable para disfrutar de un verano sostenible en la naturaleza

El verano es una época mágica en la que las actividades al aire libre se convierten en el plan perfecto para disfrutar del sol y la naturaleza. Las excursiones, los picnics y las comidas al aire libre son comunes durante esta temporada, y con ello, aumenta la necesidad de utilizar envases desechables para llevar nuestros alimentos y bebidas favoritas.


Sin embargo, esta mayor demanda también conlleva un aumento en la generación de residuos que pueden afectar negativamente a nuestros entornos naturales. En este artículo del Blog de Envapro, destacaremos la importancia de utilizar envases desechables sostenibles, como son los recipientes biodegradables y compostables, una gran alternativa para reducir el impacto ambiental durante el verano.


Para proteger nuestro entorno natural, es esencial optar por envases desechables sostenibles y biodegradables. Estos productos están diseñados para minimizar su impacto en el medio ambiente, ya que se degradan de forma natural sin dejar residuos tóxicos o dañinos.



¿Cuáles son las ventajas de los envases sostenibles?

En un mundo cada vez más consciente de la importancia de la preservación del entorno, es crucial apostar por los envases sostenibles. Éstas son algunas de sus ventajas:

1.Reducción de residuos: Los envases sostenibles se descomponen rápidamente en comparación con los plásticos convencionales, lo que significa menos residuos en la naturaleza.

2.Conservación de recursos: Los envases sostenibles suelen fabricarse con materiales renovables como el almidón de maíz o la fibra de papel, en lugar de depender de recursos como el petróleo, reduciendo así la dependencia de recursos no renovables.

3.Menor huella de carbono: La producción de envases biodegradables tiende a generar menos emisiones de carbono en comparación con los envases de plástico tradicionales.

4.Imagen y Responsabilidad Social: La elección de envases sostenibles refleja un compromiso visible con la responsabilidad social y ambiental, lo puede atraer a un público más consciente y preocupado por el medio ambiente y fortalecer la imagen de marca.

5.Cumplimiento de la normativa: Las regulaciones ambientales están evolucionando para restringir el uso de plásticos de un solo uso. Optar por envases sostenibles puede ayudar a los establecimientos a cumplir con estas normativas en constante cambio, evitando multas y problemas legales.

6.Diferenciación competitiva: La elección de envases sostenibles puede diferenciar a los negocios frente a la competencia. Los consumidores buscan cada vez más opciones amigables con el medio ambiente, lo que puede traducirse en una ventaja competitiva y un aumento en la clientela.


¿Qué significa que un envase es biodegradable?

Los envases biodegradables son recipientes que tienen la capacidad de descomponerse de manera natural en el medio ambiente, en un plazo relativamente corto de tiempo, gracias a la acción de microorganismos como bacterias, hongos y otros agentes biológicos. Estos envases están fabricados con materiales orgánicos renovables, como almidón de maíz, celulosa, caña de azúcar o alga, en lugar de plásticos derivados del petróleo. El mercado actual de envases desechables ofrece un amplio abanico de productos biodegradables como cubiertos, platos, tarrinas ensaladeras y vasos de PLA para refrescos. Envapro, marca pionera en España en la distribución de envases monouso sostenibles, ofrece una gama de recipientes biodegradables diseñados para satisfacer las necesidades tanto de negocios como de consumidores preocupados por el cuidado del medio ambiente.


¿Qué características definen a los envases compostables?

Los envases compostables son una categoría de recipientes diseñados para descomponerse naturalmente en un entorno de compostaje, convirtiéndose en nutrientes para el suelo en lugar de dejar residuos. Estos envases están hechos de materiales orgánicos, como almidón de maíz, fibras de papel y otros compuestos biodegradables, que se desintegran en condiciones adecuadas de humedad, temperatura y microorganismos. Un ejemplo común de envases compostables incluye platos, vasos y cubiertos desechables fabricados con almidón de maíz, que se descomponen rápidamente en un proceso de compostaje y enriquecen el suelo. Los envases compostables no solo reducen la dependencia de los plásticos convencionales, sino que también contribuyen a cerrar el ciclo de vida de los materiales y a fomentar prácticas de gestión de residuos más sostenibles.

Comentários


bottom of page